La lógica se impone: los residentes de último año podrán ser especialistas

Residente de último año

La Junta de Andalucía publicaba en el (BOJA) Extraordinario núm.9 – 21/03/2020, la siguiente propuesta, en relación a la problemática generada desde el Gobierno central por la prórroga del contrato de los residentes de último año: “Sería más adecuado anticipar la finalización y vincularlos como Especialistas”.

Al mismo tiempo, en las redes sociales, un residente de último año proponía también una alternativa razonable: “Una opción más justa y lógica sería mantener a estos especialistas en sus respectivos centros sanitarios mientras sean necesarios y hasta control de la situación, con contratos de la misma duración que han planteado, pero reconociéndose lo que son, especialistas, no alargando el contrato de residente”.

Ahora, según ha dado a conocer la Organización Médica Colegial de España (OMC), el Gobierno y las CCAA rectifican y evaluarán a los MIR en mayo. En este sentido, el Ministerio de Sanidad y las Comunidades evaluarán a los Médicos Internos Residentes (MIR) en mayo. Así se ha acordado en la última reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, un cambio de decisión que el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) y el Foro de la Profesión Médica celebran.

 

Los residentes de último año ya eran especialistas

Como explicaba una residente “Un médico en formación o médico interno residente (MIR) pasa por 6 años de carrera universitaria estudiando medicina, posteriormente ha de preparar y superar una oposición nacional, tras lo que comienzan 4 o 5 años de especialidad. Una vez transcurrido ese tiempo, si tiene una evaluación favorable, se le concede el título de especialista de área que corresponda.

Con esta medida, los médicos que están a escasos 2 meses de convertirse en especialistas se les bloquea con un contrato de formación, no permitiendo que alcancen el título de especialista que merecen. Junto a esta medida se ha propuesto contratar a médicos sin formación especializada para dar soporte a esta situación tan difícil. Es incoherente que se niegue el título a los “casi ya” especialistas y se contrate a aquéllos que no lo son como tales”.

Salvador Illa, ministro de Sanidad, durante una comparecencia

El Ministerio de Sanidad evita los tribunales

Tal y como apunta el medio especializado Redacción Médica, “Este cambio de rumbo también provocará la retirada de la denuncia que CESM tenía interpuesta contra el Ministerio que dirige Salvador Illa. Un movimiento judicial de los médicos que ya había admitido a trámite el Tribunal Supremo “pidiendo además medidas cautelarísimas para frenar esta situación que limitaba los derechos de los residentes”.

 

Los EIR, la otra gran batalla

Las enfermeras internas residentes (EIR) también serán reconocidas como especialistas. A diferencia de los médicos, las enfermeras pueden ejercer en cuanto se licencian. Pero ahora las EIR se encuentran en una situación laboral dramática. En esta línea, su formación ha quedado paralizada por la salvaje crisis del Covid-19 y, ante la urgencia sanitaria; todos los residentes se han tenido que incorporar a los hospitales como enfermeros generalistas. Trabajan igual que el resto del personal de enfermería más allá de la especialidad para la que se estaban preparando. Sin embargo, mantienen el contrato de residentes.

Dicho de otra manera: a pesar de ser enfermeras acreditadas y estar ejerciendo como el resto; por el hecho de estudiar una especialidad les mantienen el contrato de residentes que, en términos netos, suponen unos 850 euros al mes. La mitad de lo que cobra un enfermero generalista.

 

#YoSíSoyEspecialista

 

 

Javier Bustos Díaz | Experto en Comunicación Política