Especialidades sin especialistas y especialistas sin título

especilistas

Desde que se decretase el estado de emergencia sanitaria y se publicase en el Real Decreto 63/2020 sus condiciones, los residentes de último año han reclamado que se corrija uno de los aspectos de este. En concreto:

“Se establece la prórroga de la contratación de los residentes en el último año de formación, de las especialidades de: Geriatría, Medicina del Trabajo, Medicina Familiar y Comunitaria, Medicina Intensiva, Medicina Interna, Medicina Preventiva y Salud Pública, Neumología, Pediatría y sus Áreas Específicas, Radiodiagnóstico, Microbiología y Parasitología, Enfermería del Trabajo, Enfermería Familiar y Comunitaria, Enfermería Geriátrica y Enfermería Pediátrica.”

En este sentido, desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), explicaban en un comunicado emitido el 31 de marzo de 2020 que “Ante la disposición publicada con fecha 30 de marzo en el Boletín Oficial del Estado (BOE 88 del 30 marzo 2020), la Vocalía de médicos jóvenes y promoción de empleo, así como el resto de Vocalías que conforman el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), quiere manifestar su oposición tajante ante la prórroga de la contratación de residentes de último año de ciertas especialidades

Al mismo tiempo que se precariza la situación de los residentes de último año, se perjudica de forma inequívoca a nuestro sistema sanitario.

 

Los residentes de último año son vitales para nuestro sistema

Para que nos hagamos una idea, el pasado 21 de marzo, la Junta de Andalucía publicaba en el (BOJA) Extraordinario núm.9 – 21/03/2020

“Médicos de Familia y Pediatras: prácticamente no hay disponibles en las bolsas de contratación, ni siquiera en la última promoción que finalizó en 2019”.

Sería en ese mismo espacio donde se matiza “Se ha establecido por parte del Ministerio de Sanidad, ante la falta de profesionales por las distintas circunstancias sobrevenidas, una prórroga de contratación de los residentes en el último año de formación de distintas especialidades médicas y de enfermería. (Sería más adecuado anticipar la finalización y vincularlos como Especialistas)”.

Una residente lo explicaba así:

“Un médico en formación o médico interno residente (MIR) pasa por 6 años de carrera universitaria estudiando medicina, posteriormente ha de preparar y superar una oposición nacional, tras lo que comienzan 4 o 5 años de especialidad. Una vez transcurrido ese tiempo, si tiene una evaluación favorable, se le concede el título de especialista de área que corresponda.

Con esta medida, los médicos que están a escasos 2 meses de convertirse en especialistas se les bloquea con un contrato de formación, no permitiendo que alcancen el título de especialista que merecen. Junto a esta medida se ha propuesto contratar a médicos sin formación especializada para dar soporte a esta situación tan difícil. Es incoherente que se niegue el título a los “casi ya” especialistas y se contrate a aquéllos que no lo son como tales.

Una opción más justa y lógica sería mantener a estos especialistas en sus respectivos centros sanitarios mientras sean necesarios y hasta control de la situación, con contratos de la misma duración que han planteado, pero reconociéndoles lo que son, especialistas, no alargando el contrato de residente”.

YoSiSoyEspecialista

#YoSíSoyEspecialista

Bajo este hashtag los residentes de último año se han movilizado en redes sociales. Tanto es así, que incluso llegaron a ser Trending Topic. Ahora, tras varias semanas de lucha, los medios de comunicación nacionales y los líderes políticos de la oposición empiezan a dar voz a los residentes. Así, el diario ABC titula “Héroes de la Sanidad que se juegan el tipo por 1.000 euros”. Al mismo tiempo que el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, se une a las miles de críticas por esta cuestión, y publica en su perfil oficial de Twitter:

El Gobierno no reconoce como especialistas a 7.000 médicos y enfermeros residentes que se juegan la vida contra el coronavirus. Pido que sean contratados como tal y que se mejore la retribución de todos los profesionales sanitarios.

 

Una conclusión que mantengo

Como en todas las crisis siempre podemos sacar una lectura positiva. En esta ocasión, la encontramos en el apoyo de la sociedad a nuestros sanitarios. Si bien, cada tarde salimos a los balcones a aplaudirlos, ahora tenemos que hacer un esfuerzo más.

No es justo que aquellos que se juegan la vida, además, tengan unas condiciones laborales precarias. No es justo que tras diez u once años de formación dependiendo de la especialidad, ahora, te digan que vas a estar otro año más.

Ell@s, pese a todo esto, doblan guardias y se exponen a tratar pacientes casi sin recursos por culpa de la mala gestión de los políticos. Por eso, para que los medios de comunicación se hagan eco, para que los políticos y nuestro Gobierno escuche; hagamos de su lucha nuestra lucha con la única herramienta de la que disponemos: las redes sociales.

#YoSiSoyEspecialista

 

 

Javier Bustos Díaz | Experto en Comunicación Política