Vida después del Coronavirus

Pedro-Sánchez-Coronavirus

El coronavirus está poniendo a prueba a todos los países del mundo, no obstante, el viejo continente y, sobre todo, los países del Sur (España, Italia, Grecia y Portugal) tendrán que pagar una factura muy elevada de todo esto, pues nuestra economía, en especial la nuestra, se basa en el turismo.

Hasta hace escasas fechas parecía que más o menos se podía contener algo el brote hasta que se toman medidas como “Toda Italia entra en cuarentena por la epidemia del coronavirus”. Ahora nos está tocando a nosotros. Poco a poco se van tomando medidas cautelares, siempre usando frases como “a nosotros no nos va a pasar como Italia”, “se están tomando medidas para ello” etc.

Lo cierto es que es casi imposible de contener, al igual que lo es contener un brote de gripe común. Además, la falta de toma de decisiones por llevar a cabo manifestaciones con más calado político que reivindicativo, como es el caso del 8-M que deja titulares como “Día de la Mujer: ministros de PSOE y Podemos por separado y Ciudadanos, increpado, abandona el acto”; no es el camino más certero de cara a contener una epidemia que ya teníamos encima.

 

Coronavirus y los problemas económicos

Ahora vamos al problema central. No soy economista, vaya por delante, pero España en general y Andalucía en particular se puede estar enfrentando a una crisis sin precedentes. Esto es, la economía nacional española y la regional andaluza se centran de forma muy pronunciada en el turismo.

El sector servicios supone en España el 15% del PIB para que nos hagamos una idea, el aporte es tres veces mayor que el sector de la automoción; otro de los pilares de la economía nacional. Hasta ahora, se ha intentado mantener la cautela y algunos de los eventos más relevantes hasta la fecha como son las Fallas, el Festival de Cine de Málaga o la Semana Santa. Sin embargo, ante la propagación del virus en la capital de la Costa del Sol se ha optado por aplazarlo:

El Ayuntamiento de Málaga ha decidido aplazar la celebración del 23 Festival de Málaga debido a la incertidumbre que genera la evolución del coronavirus. Aunque las autoridades sanitarias no impiden por el momento expresamente mantenerlo, su recomendación de no viajar dificulta que la cita, prevista del 13 al 22 de marzo, se desarrolle con normalidad.

El equipo del Festival trabaja desde este mismo momento en la búsqueda de unas fechas en las que el certamen pueda celebrarse con total normalidad. Del mismo modo, en los próximos días se harán públicas las medidas a tomar respecto a la logística, producción y devolución del importe de las entradas ya adquiridas.  

Ahora bien, si esto va a tener un impacto destacado dentro de la economía malagueña y andaluza ¿qué consecuencias puede tener la cancelación de la Semana Santa?

 

¿Qué está por venir?

Daniel Lacalle, economista de gran prestigio, explica en un artículo realizado el pasado 8 de marzo que “Un análisis prudente de la situación nos hace llegar a varias conclusiones. La más importante es la sanitaria. Esta epidemia tiene muy baja mortalidad y se encontrará una respuesta eficaz en poco tiempo. La segunda más importante es la económica. Veremos un parón de actividad, especialmente en los sectores más expuestos al ocio, el comercio global y el transporte, pero es muy probable que la recuperación, aunque lenta, mantenga la mayoría de economías globales lejos de la crisis. Puede darse un periodo de estancamiento, pero ese riesgo ya existía mucho antes del brote de coronavirus”.

Sin embargo, y con la amenaza de la suspensión de eventos tan importantes como la Semana Santa, que tienen un impacto económico muy fuerte en nuestra economía; podríamos introducirnos  en una nueva crisis económica. Obviamente, de características muy distintas a la anterior, pero que puede traducirse en un más paro.

 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia en La Moncloa tras participar en una reunión extraordinaria del Consejo Europeo, celebrada por videoconferencia, para coordinar la acción frente al coronavirus. | Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa

 

La clave es la política

Ahora, como ocurre casi siempre, las decisiones políticas van a marcar el futuro más inmediato. Mientras que “Bruselas llama a los países a “contener de manera agresiva” el coronavirus para ganar tiempo”, las economías necesitan de la seguridad de las medidas que se van a aplicar para salir de este bache o durante el mismo, en caso de que el país afronte una situación extrema. Por ejemplo, “Italia suspenderá los pagos de la hipoteca durante el brote de coronavirus”.

¿Habrá planes para la reactivación de la economía tras el brote? Otro punto muy interesante ¿tendrán las empresas ventajas fiscales o reducciones de algún tipo que les ayude a superar las pérdidas acumuladas?

En este sentido, tras la reunión extraordinaria del Consejo Europeo, celebrada por videoconferencia; el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez declaró para anunciar una serie de medidas que se aplicarán tras la respectiva negociación con los agentes sociales, según recoge RTVE:

Dedicar recursos a proteger y a garantizar el bienestar de las familias trabajadoras facilitando la reducción de jornadas laborales y de ayudas al cuidado de menores.

Facilitar el suministro y la producción de medicamentos y su acceso al personal sanitario.

Proteger el empleo en sectores que sufran caída de demanda a través de reducciones de jornadas; o ajustes temporales para que las empresas puedan afrontar el impacto de la epidemia.

Apoyo a la liquidez de las pymes a través de la puesta en marcha de líneas de crédito para facilitar la liquidez a las mismas mediante aplazamientos y moratorias.

Además, se tomarán medidas específicas a las empresas dedicadas al turismo y el transporte, pues son dos de los sectores más afectados.

 

Un futuro incierto

Lo que está claro, y es más que evidente, es que es mejor adelantarse y plantear distintas medidas para distintas situaciones que ir trabajando sobre la marcha, porque al final acabas prohibiendo las manifestaciones el día después de convocar una. Además, el presidente del Gobierno señala “Habrá semanas difíciles, pero lo superaremos si todos y todas asumimos nuestro papel”. Verán, ese es el principal problema. Como familias, empresas o país nos podemos preparar para 1 semana, 1 mes o lo que se estipule; el problema es que esto es como la crisis económica del año 2008, sabes cuando empieza, pero  no sabes cuando va a terminar.

Probablemente, esto deja muy tocada a una economía española que ya lo estaba de por sí. Ahora, y aunque se lleven a cabo todas estas medidas; nadie sabe si con el buen tiempo va a desaparecer, si lo hará antes para que se pueda reactivar el turismo… Muchas incógnitas. Por lo pronto parece que se van a tomar algunas medidas, lo cual siempre repercutirá de algún modo positivo dentro de la sociedad española.

 

Otras medidas aprobadas por el Gobierno contra el Coronavirus

Restricciones en viajes y actividades multitudinarias
Salvador Illa durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros | Pool Moncloa/J.M.Cuadrado
Salvador Illa durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros | Pool Moncloa/J.M.Cuadrado

El ministro ha informado de que quedan prohibidos los vuelos directos de Italia a España desde las 0 horas del día 11 de marzo hasta las 0 horas del día 25. Salvador Illa  ha especificado que seguirán pudiendo volar las aeronaves de Estado, los vuelos exclusivos de carga y todos los vuelos posicionales, humanitarios, médicos o de emergencia. Además, se podrán realizar escalas con fines no comerciales siempre que no permitan el descenso de pasajeros.

Ampliación de supuestos para acogerse a la moratoria
María Jesús Montero durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros | Pool Moncloa/J.M.Cuadrado
María Jesús Montero durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros | Pool Moncloa/J.M.Cuadrado

Montero ha concretado que la norma aprobada hoy extiende de dos a cuatro años la prórroga de la suspensión de los alzamientos hipotecarios. De modo que hasta 2024 “ninguna familia vulnerable será expulsada de su hogar”. Adicionalmente, se amplía la definición de colectivo vulnerable para incluir a las familias monoparentales con un solo hijo.

El Gobierno ha decidido asimismo ajustar el nivel de ingresos de referencia para que una familia se considere vulnerable en función del número de hijos que integren el hogar. Además, el texto prevé la suspensión de lanzamientos con independencia de si la vivienda es adjudicada a un banco o a un tercero.

Mercado del alquiler

La ministra ha avanzado que el Ejecutivo tomará medidas para proteger también a las personas más vulnerables. Eso es, en el caso del mercado de alquiler, en el marco de la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos. Estas iniciativas se sumarán a las adoptadas en 2019 para regular los procedimientos de desahucio. Por otra parte, el Real Decreto-ley regula el régimen de causas de disolución de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB). Además, contempla la posibilidad de que las sociedades de valores y las entidades de pago y de dinero electrónico puedan solicitar su transformación en bancos.

 

Protección de datos personales

El Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de Ley Orgánica para la protección de los datos personales en todas las labores de prevención, detección, investigación o enjuiciamiento de infracciones penales delitos. Así como de protección y prevención frente amenazas contra la seguridad pública. María Jesús Montero ha indicado que uno de los principales objetivos del anteproyecto es garantizar el pleno respeto al derecho a la intimidad. También el principio de proporcionalidad en el tratamiento de los datos cuando estos se requieren para la investigación de delitos y prevención de las amenazas contra la seguridad pública.

 

Javier Bustos Díaz | Experto en Comunicación Política